Poto (Epipremnum aureum)

2,50 €
Impuestos incluidos

El poto es una planta terrestre que se adapta muy bien a la vida acuática y que absorbe grandes cantidades de nitratos y purifica el aire, ideal para mejorar el ambiente de los peces y el de casa.

Añade un par a cada acuario y pronto obtendrás vigorosas plantas que mejoran la calidad del agua de tus peces.

Cantidad

  • En BHM nos esforzamos por darte un servicio de confianza En BHM nos esforzamos por darte un servicio de confianza
  • Todos los envíos con Tipsa incluyen seguro a todo riesgo. Todos los envíos con Tipsa incluyen seguro a todo riesgo.

Epipremnum aureum, comúnmente conocido como "potus", "pothos" o "potos" es una especie de la familia Araceae nativa del sudeste asiático.

Puede alcanzar 20 m de largo, con tallos de hasta 4 cm de diámetro. Trepa mediante raíces aéreas que se enganchan a las ramas de los árboles.

Es una popular planta de interior con hojas de color amarillo, blanco o verde claro. A menudo se utiliza principalmente porque es una especie de aspecto atractivo, muy resistente y que requiere pocos cuidados. Es también eficaz contra la contaminación ambiental en interiores, eliminando formaldehído, xileno y benceno.

Como planta interior puede alcanzar más de 2 m de altura si se le da el soporte adecuado (un tutor para trepar). Los mejores resultados se consiguen proporcionándole luz media indirecta; tolera una luminosidad intensa, pero largos periodos de luz solar directa queman las hojas. Vegeta bien con una temperatura de entre 17 a 30 °C. Generalmente sólo necesitará riego cuando la tierra se note seca al tacto. Se puede añadir un fertilizante líquido en primavera y se debe replantar cada dos años. Sin embargo, es una planta muy robusta que soporta las malas condiciones de cultivo. En cultivo hidropónico crece rápidamente.

La ASPCA (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals - Sociedad americana para la prevención contra la crueldad hacia los animales) la ha clasificado como tóxica para gatos y perros debido a la presencia de oxalatos cálcicos solubles. Entre los síntomas de su consumo se incluye la irritación oral, vómitos y dificultad en la deglución.